Miércoles 17 de enero de 2018

Síguenos

/

El deslinde azul En Córdoba, el precandidato del PAN, PRD y Movimiento Ciudadano a la silla embrujada del palacio de Xalapa, empezó a marcar la raya, digamos, de su padre, el gobernador Yunes, sin que, claro,
2018-01-08 lo anterior signifique una ruptura, como aquella que se diera entre Luis Echeverría Álvarez y Gustavo Díaz Ordaz sobre el movimiento estudiantil del 68 y/o entre José López Portillo y Echeverría cuando el segundo intentó un Maximato tipo Plutarco Elías Calles.

Incluso, desde un día antes, cuando su registro como precandidato, Miguel Ángel Yunes Márquez recordó casi casi una canción preferida de Lupita D´Alessio cuando dijera que "él (mi padre) es él y yo soy yo”.

Cada uno, pues, en su tiempo, y si el padre ya tuvo y tiene una vida política, ahora es el tiempo de los hijos, además de que, ni hablar, así está escrito en la noche de los tiempos.

Y quizá, por eso mismo, sabio que era, el presidente Miguel Alemán Valdés nunca permitió que su hijo Miguel soñara con una candidatura a un cargo de elección popular mientras él estuviera vivo, de tal forma que Miguel Alemán Velasco fue senador de la república y gobernador de Veracruz cuando el padre estaba muerto y, claro, le había heredado las acciones en Televisa.

El caso es que en Córdoba, el junior (junior porque es el hijo, más allá de la connotación social conocida por todos) dijo, por ejemplo, al reunirse con los aspirantes a diputados locales y federales por el distrito de Córdoba, que "el tema de la seguridad no se resolverá en corto plazo, pues requiere de mayor equipo, más elementos de seguridad y tecnología”.

Incluso, lo dijo el mismo día cuando Andrés Manuel López Obrador dio a conocer su programa sexenal de seguridad pública nacional y cuando revelara que su secretario de Seguridad Pública será, háganos favor, Alfredo Durazo, quien fue secretario particular de Luis Donaldo Colosio y ninguna, absolutamente ninguna experiencia tiene en la materia.

El junior quiso así dar un manotazo de primera si se recuerda que en la campaña electoral del año 2016, su padre aseguró que en seis meses pacificaría Veracruz dada la turbulencia sangrienta (muertos, desaparecidos, ejecutados, cercenados, pozoleados y fosas clandestinas) hereda por Javier Duarte.

Peor tantito:

Ha de recordarse que el panista Felipe Calderón Hinojosa lanzó a los soldados y marinos a la calle en contra de los carteles y en seis años nunca, jamás, pudo abatirlos, y por el contrario, dejó Los Pinos con ciento cincuenta mil muertos, con todo y su experto Genaro García Luna, asesor policiaco de la yunicidad.

El tema de la violencia, dijo Yunes Márquez, y con justa razón y mirada clara y perspectiva nítida, "es una guerra entre bandas delictivas”.

Y como de norte a sur y de este a oeste, el país está sembrado de carteles y cartelitos disputando la jugosa plaza nacional, entonces, con todo, digamos, y la alianza federal, estatales y municipales, los malandros siguen mandando en el territorio nacional.

Las cosas, pues, como son, así "El peje" diga que con la amnistía a los barones de la droga y sus ejércitos de sicarios en los primeros tres años en Los Pinos pacificará el país.
Ajá.

LOGROS DE LA YUNICIDAD

Aun cuando el precandidato azul al trono imperial y faraónico dijo un día antes que su padre estabilizó a Veracruz y a él correspondería el despegue social, económico, educativo, de salud y de seguridad, un día después, en Córdoba, aseguró que era "ingenuo pensar que los problemas se Veracruz se iban a resolver en un año, pues hay varios años de abandono”.

12 años de abandono y de olvido", expresó, refiriéndose a la llamada "Decena Perdida" y que va del año 2004 (tiempo de Fidel Herrera Beltrán) al año 2016 (tiempo de Javier Duarte y Flavino Ríos Alvarado).

Significa el más claro deslinde al bienio azul que está caminando, si se recuerda que el padre como candidato a gobernador levantó demasiadas expectativas.

El primero, más allá de lo que las elites priistas llaman tiempo de venganza, mejor sería denominarse tiempo de justicia con doce duartistas que al momento han estado presos, tres de los cuales están liberados y/o en arraigo domiciliario.
Y desde luego, si la Procuraduría General de Justicia de la Nación, PGR, encarceló a Duarte, primero, en un penal de Guatemala y luego, ya deportado, en el Reclusorio Norte de la Ciudad de México, se debe a que Miguel Ángel Yunes Linares estuvo presionando y presionando al gobierno federal, y después a la PGR, pues de lo contrario, Duarte seguiría tan campante, digamos, como Karime Macías en Londres, una de las ciudades más caras del mundo.

Otro logro, digamos, es que a la fecha la yunicidad tiene resuelto el déficit de más de veinte mil millones de pesos heredado por Duarte, lo que permitirá (y ojalá sea para el bienestar social de la población) obra pública.

Además, en la cancha yunista traen grandes esperanzas de que una vez tendida la estrategia en materia de seguridad, el índice de violencia pudiera achicarse.

Por eso, el primogénito del gobernador ha de tener clara la perspectiva local:

La elección del primero de julio será un plebiscito para el gobernador Yunes.

Si el hijo gana en las urnas, el padre ganará.
Si el hijo pierde, la derrota será para el padre.
Pero el hijo, vaya, ha querido deslindarse.

CUIDADO CON EL PARRICIDIO BÍBLICO



El precandidato del PAN, PRD y MC a la silla embrujada del palacio de Xalapa dijo en Córdoba que él "no iba a evaluar el trabajo de nadie ni del gobernador ni del gobierno federal”.

Claro ni modo que en campaña electoral se lance, digamos, en contra de su padre (pue sería un parricidio), ni menos en contra del presidente Enrique Peña Nieto, quien, fama pública en el carril político y social, abrió la llave a Yunes Linares para lanzar este año un programa de obra pública sin precedente.

Y como Yunes Márquez dice que el padre recibió "un gobierno en quiebra financiera y en quiebra moral con un grave y brutal problema de inseguridad", entonces, sería ingrato con Peña Nieto si se lanzara en su contra en la jornada electoral en la que está metido.

Pero, cuidado, si el primogénito de la dinastía Kennedy del Golfo de México pareciera estar deslingándose del padre, también ha de seguir rafagueando trastupijes de Javier Duarte, Karime Macías y los duartistas presos en el penal de Pacho Viejo y los 315 duartistas recién denunciados por el Contralor Ramón Figuerola Piñera en la Fiscalía acusados de desviar 48 mil millones de pesos.

Es decir, si en el año 2016 el padre rafagueó a Duarte por tanta corrupción e inseguridad, ahora el hijo repetiría (dos años después) el mismo discurso, aun se ignora si cuajaría en la población electoral a la hora de las urnas, pues ya tenemos más de un año con la misma perorata en contra del sexenio anterior.

ENTÉRESE RÁPIDO

Denunció Nemi Dib a cinco duartistas hace 7 días y la justicia camina en su tiempo tortuguesco.

Secuestraron en Papantla a Lizbeth, 26 años. ¿Algún avance de Fiscalía yunista?

Retoma PGR caso de Javier Duarte este mes. Que violaron sus garantías dice abogado.

Súper. Fortuna de Carlos Slim subió 12 mil 500 millones de dólares.

Quizá no deporten a 640 mil dreamers de México.Pero vivirán en el infierno.

Desempleados uno de cada cinco jóvenes de México dice OIT. Ojo, Veracruz.

Meade en Veracruz, Anaya en Xalapa y AMLO en Rinconada hoy domingo 7.

En Tabasco, hija de exgobernador, candidata a gobernadora; igual que en Veracruz.

Pagó Javier Duarte $208 millones a empresas fantasmas en 2016. Colmo de los colmos.

Después de tantas ínfulas, alcaldes de MORENA suscribieron pacto con Yunes para Policías Municipales.
Todo en México se politiza. Hasta Ley de Seguridad Interior. Ni modo, así somos.

Siguen rastreando pistas de $38 millones desviados con Alfredo Ferrari en la SEDESOL.

Nada para nadie entre aspirantes a diputados locales y federales y senadores en Veracruz.

Siguen peleando Anilú Ingram y Elmo, candidaturas priistas al Senado. Quieren las dos.

Ya nadie tumba a Jazmín Copete, PRD, y Rocío Nahle, MORENA, para senadoras.

Igual que AMLO, Cuitláhuac García dará a conocer su gabinete legal... si gana gubernatura.

Veinte y las malas que dip. Zenyazen será Srio. Gral. de Gobierno con Cuitláhuac García. Uña y carne.

Todavía es tiempo de que priistas migren a yunicidad para amarrar cargo público.

Cuestión de días para que Américo Zúñiga sea presidente del CDE del PRI. Adiós, Renatito.

Fernando Moreno, delegado del CEN del PRI en Veracruz, lo ha sido 18 veces. Súper experto en ganar.

Asesinados 21 reporteros en Veracruz. Detenidos presuntos responsables en solo 4 casos.

Talón de Aquiles uno de yunicidad, inseguridad. Talón dos, impunidad.

"El PRI en Veracruz no estaba muerto, andaba de parranda": Beatriz Paredes.

Mario Zepahua sigue en el PRI

Se había dicho aquí que Mario Zepahua Valencia, el gran cacique de la montaña negra de Zongolica, 50 años en el PRI, había desertado del partido tricolor y migrado al PAN.
Falso.
Mentira.
Continúa en el tricolor, con todo y que por ahora está enfermo, dicen que de preleucemia, una enfermedad, por cierto, de la pobreza.
La versión de que ya estaba en el PAN fue una travesura malévola del día 28 de diciembre, día de los Santos Inocentes, en que un portalito por ahí lo difundió, incluso, con hasta foto vieja donde Mario Zepahua posa con un rostro y un cuerpo cien por ciento achacoso por los males que suelen dejar los años.
Y a partir de ahí se fue y se fue y se fue y convirtió, como dice Donald Trump, en noticia falsa.

Marcelo Montiel Montiel también continúa en el PRI

Las malas entrañas cuentan que Marcelo Montiel Montiel, ex delegado de la SEDESOL federal, secretario de Desarrollo Social en el duartazgo, dos veces diputado local, dos veces presidente municipal de Coatzacoalcos, era otro desertor del PRI transfigurado en panista.
Falso.
Mentira.
Marcelo Montiel sigue en el partido tricolor, operando en su dimensión estelar para Pepe Yunes Zorrilla, precandidato del PRI a gobernador de Veracruz.
Luego de su salida de la delegación federal de la SEDESOL fue sometido a una operación quirúrgica del corazón.
Y, repuesto, está en la cancha pepista.

Líder sindical millonario cena café, torta Parroquia y Coca-cola

Hacia las 7 y media de la noche del sábado 6, Carlos Romero Deschamps, más de veinte años en el trono imperial y faraónico como líder del sindicato petrolero, llegó con su séquito al café de La Parroquia, 207 años.
Con ellos, unos diez hombres, vestido con guayabera blanca de manga larga, cenó un lecherito con canillitas para la mayoría, una torta "La Parroquia" y una Coca-Cola.
A su lado, su yerno y tesorero del sindicato nacional, Ricardo Aldana, originario, por cierto, de Orizaba, la cuna de Cri-Cri.
"Aquí, cenando con el jefe máximo" dice orgulloso un petrolero.

Diseño y programación Firewall Soluciones

Políticas de privacidad

Términos y condiciones

Código Veracruz Derechos Reservados 2014