Viernes 23 de febrero de 2018

Síguenos

IRMA SANTANDER VERA/Contrastes

Entre la inseguridad, sismos y el periodismo Si bien es cierto que la inseguridad es una "carta fuerte" que enfrenta gran parte del país, y Coatzacoalcos, no es la excepción;
2017-09-24 también los mexicanos dan muestras de la unión, solidaridad y la fuerza, cuando sucede una desgracia que se ensaña contra la nación.

Así quedó documentado en el registro de los medios de comunicación, de las redes sociales y de la memoria de cada uno, cuando el pasado 7, 19 y 23 de septiembre, sendas sacudidas sísmicas paralizaron y horrorizaron a un pueblo entero, hoy se vive con el temor y el riesgo de perderlo todo, hasta la vida misma.

Fuerza México fue el hashtag que se adoptó en las redes sociales, y de ahí un vuelco en el corazón sin distingos de clases sociales para ayudar a los que en segundos se quedaron sin nada, y los que aún luchan por sobrevivir debajo de los escombros, por eso la esperanza es lo último que muere.

Hombres y mujeres, mano con
mano, por horas y días han
formado una cadena humana
para sacar escombros, o dar
víveres, aquí el tiempo es oro,
y las autoridades de los tres
niveles lo saben, los mexicanos actuaron
por instinto, y es que a veces, vale más
y se ve la ayuda del ciudadano, que del propio gobierno.


Ni que decir de los partidos políticos, diputados, o senadores que en su bolita mágica piensan aún si aportan o no su salario o prerrogativas que les da el Instituto Nacional Electoral (INE) para las campañas y utilizarlo para la reconstrucción de las secuelas del sismo.

Lo importante es la unión de los mexicanos, que sale a flote en tiempos de una desgastada economía, desempleo e inseguridad, que por momentos se olvida, pero que luego la hacen recordar con hechos sangrientos en el momento menos esperado.

¿Y el periodismo que papel juega en todo esto? Fundamental al ser la voz, oídos e imágenes que capturan los trágicos episodios y esperanzador aliento de los rescatistas por salvar vidas.

El profesionalismo, la responsabilidad social y la ética periodística serán pieza clave del reportero que difunde los hechos del terremoto, desde la perspectiva de la veracidad y objetividad.

No cabe el inventar, no cabe el ganar más like's en la páginas digitales, o rating en las televisoras o la radio, eso no, cuando la sociedad pone el ejemplo de un México firme y de pie.

Ahora vendrá la reconstrucción de los daños y también vendría bien la “reedificación” como personas.

Diseño y programación Firewall Soluciones

Políticas de privacidad

Términos y condiciones

Código Veracruz Derechos Reservados 2014