Martes 27 de junio de 2017

Síguenos

RAYMUNDO JIMÉNEZ /Al Pie de la Letra

Peña: sucesión en marcha En los corrillos políticos de la Ciudad de México comentan que días antes de las elecciones locales en Veracruz, Nayarit, Coahuila y el Estado de México, hubo una cena de altos vuelos en la que participaron,
2017-06-16 entre otros, dos figuras políticas de primer nivel –una de ellas vinculada a Los Pinos– y cuatro capitanes de empresa, en la que se habló sobre la sucesión presidencial del 2018.??Según relatan, uno de los comensales le habría dicho con franqueza al de Presidencia: “Yo jamás votaría por el PRI... a menos que el candidato fuera José Narro”, definición que respaldó otro de los invitados. El funcionario tomó nota del comentario y de las reacciones suscitadas.??La posible candidatura del secretario de Salud parece ir tomando forma. Tan es así que ha trascendido que al doctor Narro lo han visitado personajes que promueven un gobierno de coalición, como el exdirigente priista Manlio Fabio Beltrones; el excandidato presidencial del PAN, Diego Fernández de Cevallos, y hasta un representante de “Los Chuchos”, del PRD.?
Y, por si quedara alguna duda sobre su interés en dicha candidatura, el exrector de la UNAM desayunó recientemente en Querétaro con un representativo grupo de empresarios, varios de los cuales fueron invitados también ese mismo día a una cena con la panista Margarita Zavala en el rancho “Las Trancas”, municipio de Huimilpan, de la que dicen que salieron con mal sabor de boca porque el costo del cubierto fue de 20 mil pesos.

A mediados de esta semana, en el noticiero matutino de Televisa que conduce el periodista Carlos Loret de Mola, el expresidente Vicente Fox destapó a Narro como la mejor carta del PRI para el 2018, aunque también mencionó al exsecretario de Hacienda y actual canciller Luis Videgaray, cabeza del poderoso grupo político que enfiló a Enrique Ochoa Reza en la presidencia del CEN del PRI y que pretende conducir la próxima campaña presidencial, la cual será reforzada obviamente en las principales entidades del país con los candidatos priistas a las gubernaturas, entre ellas la de Veracruz, estado con el cuarto padrón electoral nacional, después del Edomex –donde el peñismo acaba de retener el gobierno estatal con una costosa operación electoral–, la Ciudad de México y Jalisco, entidades en las que la contienda del partido tricolor sería principalmente contra MORENA u otro posible bloque de izquierda.

Por eso, después de retener en la elección del 4 de junio los estados de México y Coahuila, el presidente Peña Nieto y su grupo intentarán imponer candidato presidencial. Y, en ese esquema sucesorio, será fundamental para la camarilla de Los Pinos rescatar para el priismo entidades como Veracruz, donde pese al descrédito partidista por la desastrosa administración del exgobernador Javier Duarte, en la reciente elección municipal lograron ganar en alianza con el PVEM cerca de 50 alcaldías y alcanzar un piso electoral de más de 700 mil votos.

Sin embargo, aparte del crecido lopezobradorismo que gobernará centros urbanos como Xalapa, Coatzacoalcos, Minatitlán y Poza Rica, el PRI tendrá que enfrentar también el enfermizo nepotismo del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, quien ha impuesto a su hijo Fernando en la alcaldía del puerto de Veracruz y en 2018 se propone heredarle la gubernatura a su primogénito, el actual munícipe de Boca del Río.

¿Por eso será que hace una semana la PGR decidió atraer las carpetas de investigación sobre las denuncias que por presunto enriquecimiento ilícito presentaron desde 2015 diputados federales y locales del PRI, y el propio exgobernador Duarte en contra de los Yunes del PAN?

Diseño y programación Firewall Soluciones

Políticas de privacidad

Términos y condiciones

Código Veracruz Derechos Reservados 2014