Martes 22 de agosto de 2017

Síguenos

/

‘Probadita’ de lo que viene Aceptar que la jornada electoral municipal fue realmente democrática; afirmar que por primera vez en la historia el gobierno del estado no intervino para favorecer ni para afectar a ningún candidato o partido político;
2017-06-05 sostener que esta fue la primera vez en la que no se utilizaron recursos públicos en las campañas de los abanderados de los partidos en el poder –cuando en Juchique de Ferrer, por ejemplo, la abanderada de la alianza PAN-PRD, Lizbeth Portilla Gumersindo, hermana de un alto funcionario de la Secretaría de Gobierno, descaradamente expresó ante simpatizantes de la comunidad de El Calabozo que tenía “línea” del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares para ofrecer apoyos del programa “Veracruz comienza contigo”–; dar por cierto que tampoco hubo actos intimidatorios de grupos de choque, de sicarios y hasta de los mismos cuerpos policiacos estatales y federales que supuestamente debían garantizar las mejores condiciones de seguridad para que los comicios se desarrollaran de manera pacífica y fueran muy concurridos, sería el peor autoengaño en el que los dirigentes partidistas y las autoridades electorales y del régimen aliancista incurrirían, ya que incubaría un escenario mucho más riesgoso en los procesos electorales del año entrante.

Considerar “normal” la anormalidad que caracterizó a toda la jornada electoral, desde la víspera, sería como acostumbrarnos también a las balaceras, las ejecuciones, los levantones y a caminar con naturalidad entre fosas y cuerpos desmembrados.

Y es que si esta elección de los 212 ayuntamientos de Veracruz –marcada por hechos de sangre, el alto índice de abstencionismo y el apabullante triunfo de la alianza gobernante que se adjudicó 113 alcaldías, entre ellas la del puerto jarocho que presidirá Fernando Yunes Márquez, el hijo del gobernador– fue un primer ensayo del grupo en el poder para frenar el crecimiento electoral de MORENA y desinflar las aspiraciones presidenciales de su dirigente Andrés Manuel López Obrador, entonces habrá que imaginar cómo será la operación antilopezobradorista en 2018 cuando estén en juego ya no los modestos cargos edilicios sino la gubernatura del estado, los escaños y curules del Congreso de la Unión, y la Presidencia de la República, la candidatura mayor para la que días antes de los comicios locales fue encartado sorpresivamente Yunes Linares por los dirigentes estatales del PAN y PRD, y que en un principio provocó hilaridad.

Sin embargo, después de la exitosa operación electoral que acaba de consumar –“haiga sido, como haiga sido”, según la frase que le atribuyen al expresidente Felipe Calderón sobre el presunto fraude electoral de 2006–, habrá que ver si las aspiraciones presidenciales del gobernador de Veracruz comienzan a ser tomadas más en serio por sus adversarios internos y externos del PAN.

Por lo mientras, el saldo favorable de las elecciones municipales ha motivado a su grupo compacto, cuyos miembros más optimistas han dejado entrever que no se descarta que a finales de este año Yunes Linares solicite licencia para separarse de la gubernatura, bien para buscar la candidatura presidencial o para integrarse al equipo de campaña de quien finalmente sea postulado por Acción Nacional, un escenario que además le permitiría enfilar cómodamente a su primogénito Miguel Ángel Yunes Márquez, actual alcalde de Boca del Río, rumbo a la gubernatura de 2018.

La gran interrogante es a quién dejaría como gobernador interino para concluir el último año de su administración. Una versión que corre en el Congreso local es que el elegido sería su compadre Edel Álvarez Peña, exdirigente priista, a quien en diciembre de 2016 promovió como presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado.

Diseño y programación Firewall Soluciones

Políticas de privacidad

Términos y condiciones

Código Veracruz Derechos Reservados 2014