Viernes 23 de junio de 2017

Síguenos

RAYMUNDO JIMÉNEZ /Al Pie de la Letra

Más de lo mismo Pese a ser la capital de Veracruz, la sede de los tres poderes del estado, en Xalapa se desarrolló una de las elecciones más tramposas.
2017-06-05 Es cierto que a diferencia de otros municipios de la entidad, donde en la víspera de la jornada electoral hubo muertos, heridos y atentados con armas de fuego en contra de candidatos y sus seguidores, aquí en la capital veracruzana no ocurrieron tales actos de intimidación pero sí se evidenció la burda compra de credenciales de elector operada por una red de taxistas que habrían sido reclutados por operadores del PRD, según consta en videos difundidos en las redes sociales y en algunos portales noticiosos de internet.

Este domingo a media tarde, antes de que legalmente concluyeran los comicios, un grupo de ellos fue a reclamar el supuesto pago convenido en las instalaciones del Comité Ejecutivo Estatal del partido del sol azteca, cuyos directivos obviamente se deslindaron de ese acto ilícito cuyas consecuencias son de tipo penal.

Para colmo, el staff de la candidata de la alianza PRD-PAN, Ana Miriam Ferráez Centeno, cometió la imprudencia de instalar anticipadamente en la Plaza Lerdo, frente a Palacio de Gobierno, un templete y el equipo de sonido para celebrar su “triunfo” cuando aún faltaban alrededor de tres horas para que cerraran las casillas electorales. Los trabajadores tuvieron que desmantelar la estructura a petición del Órgano Público Local Electoral (OPLE), que se vio obligado a proceder ante la protesta de los representantes de las demás fuerzas partidistas.

Resulta aberrante que un partido como el PRD, que surgió hace 28 años como una alternativa democrática tras el fraude electoral en la sucesión presidencial de julio de 1988, y que en la elección de gobernador en 2016 accedió a aliarse con el PAN en Veracruz para lograr no sólo la alternancia en el poder sino para presuntamente también sentar las bases de una auténtica transición a la democracia, ahora esté incurriendo en los mismos vicios y prácticas electorales que hasta la fecha le sigue criticando a los gobiernos priistas de la Federación y de otras entidades de la República.

Este domingo, por ejemplo, la presidenta del CEN del PRD, Alejandra Barrales –quien terminó cediendo la candidatura de Xalapa a Ferráez Centeno, retirándosela de última hora al exalcalde priista David Velasco Chedraui–, denunció guerra sucia contra su abanderado a la gubernatura del Estado de México, Juan Zepeda, y también acusó acciones de intimidación en Nayarit, ambos estados gobernados por el PRI.??Barrales se quejó de que previo a la elección fueron difundidas llamadas con la supuesta voz de Zepeda sobre una declinación a favor de Delfina Gómez, de Morena, y también a favor de la panista Josefina Vázquez Mota.

Pero en la capital veracruzana también se dio la misma guerra sucia en contra del candidato de Nueva Alianza, Nicanor Moreira Ruiz, quien tuvo que difundir un comunicado este sábado 3 para denunciar que sus “redes sociales habían sido clonadas, haciendo creer a la gente una supuesta declinación a favor de otros proyectos, lo cual es totalmente falso y tiene la mera intención de confundir al electorado, de cara a la jornada electoral de este domingo.”

El gobierno aliancista que el PRD impulsó en Veracruz –el cual no ha podido abatir los índices de inseguridad, no ha generado empleos ni ha hecho obra pública y ni siquiera ha recuperado la décima parte de lo que supuestamente saquearon el exgobernador Javier Duarte y su pandilla– tampoco ha sido capaz de garantizar elecciones pacíficas, limpias y equitativas; o sea, realmente democráticas.

Diseño y programación Firewall Soluciones

Políticas de privacidad

Términos y condiciones

Código Veracruz Derechos Reservados 2014