Sábado 21 de octubre de 2017

Síguenos

JOSÉ LUIS PÉREZ CRUZ/Crónicas del poder

Iván: historia de traiciones  Las historia de traiciones políticas de Iván Hillman Chapoy en el PRI, tienen más de un caso.
2017-06-02 No fue este proceso de elección municipal en Coatzacoalcos el primero en que el delegado de Conagua en Tabasco juega las contras al partido en el que ha crecido financieramente junto con su equipo.

Hace casi una década inició su “tradición” negra.

Corría el año 2007, Gonzalo Guízar Valladares buscaba ser alcalde por el PRI, enfrente tenía a Marcelo Montiel como contrincante quien intentaba ser edil por segunda vez.

Guízar e Iván, lo mismo comían que cenaban, juntos dialogando el futuro político de ambos.

 Comprometiéndose como adolescentes bajo la sombra de un árbol, aparentando ver amor puro en los ojos de quien tenían en enfrente. 
La carne trémula en todo su esplendor.  

Gonzalo le llegó a decir cariñosamente “El Güero”.

Triste fue su decepción cuando ya “cuadrado” con el apoyo de Hillman Chapoy quien para entonces era alcalde, fue a solicitar al gobernador Fidel Herrera Beltrán le permitiera participar en el proceso interno.

“Yo le gano a Marcelo en una consulta a la base”, esgrimió Gonzalo y presumió ante el de Nopaltepec tener  el apoyo de Hillman Chapoy.

Todo parecía que iba bien hasta que Fidel, le estrelló en la cara la siguiente frase:
 
“¿Iván? ¿Qué apoyo?, Iván nunca me ha hablado de ti para la alcaldía, lo ha hecho por otros, ¡pero por ti, nada!”.

Guízar Valladares mostró su asombro. Su ingenuidad - la de ese entonces- le permitió creer que los escarceos políticos previos del socio fundador de Integra eran honestos, leales.

Triste su calavera. Había estado engañado.

UNA MÁS, TRAICIONA A 
LOS GUÍZAR Y CHAGRA
  Dos años después Hillman Chapoy repetiría la historia.

Como solía ocurrir, los grupos políticos del PRI en Coatzacoalcos buscaban romper la hegemonía que mantenía Marcelo Montiel en los puestos de elección popular.

Con Javier Duarte ya como candidato a la gubernatura y ligado a Marcelo Montiel, el resto de los grupos del tricolor intentaron formar un bloque para mostrar su fuerza y que el hoy detenido en Guatemala los volteara a ver para la municipal y puestos en el próximo  gobierno.


Fue en la casona de Iván, ubicada en Lázaro Cárdenas donde Hillman Chapoy, citó  a  Gonzalo Guízar Valladares,  Luis Fernando Guízar Valladares y a Daniel Izquierdo Pineda; a Roberto Chagra Nacif y su hermano Luis Chagra Nacif y por supuesto a su inseparable Mariano Moreno Canepa, su “Sancho Panza” de toda la vida.


Pactaron entre otras cosas que nadie negociaría con Javier o Fidel Herrera Beltrán de manera individual.

En síntesis:  “La alcaldía de Coatzacoalcos no iba a ser negociada por otros cargos de elección popular”.

Cosas de la vida, la deslealtad de Hillman Chapoy llegó de nuevo.

Esta vez no sólo traicionó a Gonzalo, sino a los Chagra.

Negoció para José Murad Lotfe, la candidatura a diputado local, fracturando y dejando fuera de toda jugada con quienes había hecho el acuerdo de “hombrecitos”.

La farándula política recuerda cómo Hillman Chapoy festejaba con su equipo la nominación de Pepe Murad en el hotel Fiesta Inn de Xalapa, cuando de la nada se apareció Gonzalo y al ver la escena decide retirarse.

Hillman Chapoy corre tras él  y sólo alcanza decirle: “¡Me la ofreció el candidato y la tomé!”, testigo de esto fue Juan de Dios Sánchez Abreu.


No hubo rubor en entregarse todito a Javier, ya antes lo había hecho con Marcelo  al llamarlo: “El mejor alcalde de la década”. 

No le faltó razón a quien ese tiempo llamó al acto como lo máximo de la sodomización política en Coatzacoalcos, una frase para la posteridad.

Luego existieron otras escenas de domesticación que ya serán contadas.

LE FALLÓ A SU 
“CUÑADO” VASCONCELOS

En este proceso electoral municipal en Coatzacoalcos, Hillman Chapoy de nuevo actuó con cinismo y deslealtad.

Jugó sus pocas cartas electorales con Morena.

Traicionó a quien cariñosamente llama su “cuñado” Carlos Vasconcelos.

De nada valieron los acuerdos realizados en la casa del candidato tricolor a la alcaldía.

El acusa que el que incumplió fue su “cuñado” Carlos. Incluso llega a señalar que no ha traicionado nunca e endilga las acciones de deslealtad a los que van en la regiduría tercera de la planilla del PRI.

Hillman Chapoy mostró de nuevo sus dos caras a la hora de hacer política. Para muchos no fue nada nuevo.

Dicen que en el PRI, las deslealtades tarde o temprano se cobran. Al tiempo.

AL OÍDO

Quienes lo conocen de tiempo atrás hablan sin obstáculos y cuentan lo siguiente.
  
Eran épocas en que trabajaba en los Complejos Petroquímicos, el estrés y el tráfico le jugaron un mala pasada.

Tuvo un accidente automovilístico en esas carreteras del sur que lo dejó con serias secuelas.

Sus contemporáneos afirman que a pesar de verlo convalecer y reponerse del siniestro, aún hay daños físicos que siguen notándose.

Quizá sólo así, se entienden las lagunas mentales que le hacen olvidar hasta el nombre de su hija.

“No es que sea mala persona, es que no está apto para la alcaldía”, dijo una mujer que fue vecina y amiga del candidato Víctor Carranza.

joluperezcruz@hotmail.com
@joseluisperez67
www.codigoveracruz.com       

   

Diseño y programación Firewall Soluciones

Políticas de privacidad

Términos y condiciones

Código Veracruz Derechos Reservados 2014