Sábado 21 de octubre de 2017

Síguenos

/

‘Destape’ ahumado Sin cuidar los tiempos ni las formas políticas, este martes, muy extrañamente, los dirigentes estatales del PAN y PRD, Pepe Mancha y Jesús Velásquez, respectivamente,
2017-05-31 salieron de la mano a dar una conferencia de prensa para “destapar” al gobernador Miguel Ángel Yunes Linares como precandidato a la Presidencia de la República.

El anuncio sorprendió por varias razones, entre ellas por haberse dado en la víspera de las elecciones municipales del 4 de junio próximo, en la que el gobierno aliancista deberá someterse a la prueba del voto popular, y porque al cumplirse ya el primer semestre de los cuatro que comprenderá su administración de sólo dos años, ni la opinión de una buena parte de los votantes que sufragaron por él ni la calificación de la ciudadanía en general le son tan favorables como para aspirar a la primera magistratura del país.

Y es que precisamente según una encuesta en poder del PAN, realizada por la empresa Beap Estadística&Opinión Pública, con sede en Puebla –la cual aplicó entre el 8 y 12 de abril pasado un total de mil cuestionarios en puntos de muestreo a través de entrevistas “cara a cara”–, Yunes fue calificado con 5.18 y únicamente el 19.3% le dio su aprobación.
Por eso, como estrategia, la encuestadora le recomendaba al equipo de campaña de la candidata de la alianza PAN-PRD, Ana Miriam Ferráez, que “sin mencionar mucho a MAY (Miguel Ángel Yunes), manejar siempre el discurso de que Xalapa requiere seguir con el cambio que ya empezó.”
Inclusive el alcalde xalapeño Américo Zúñiga Martínez salía mejor evaluado que el gobernador panista. El 31.5% de los entrevistados avalaba su desempeño y le daban 5.91 de calificación al edil del PRI.
Una encuesta más reciente, realizada por la misma firma poblana el 8 y 9 de mayo, Yunes subió ligeramente en la aprobación de su desempeño, al pasar de 19.3 a 22.0 por ciento los entrevistados con opinión positiva.

Sin embargo, esta aparente mejoría en la evaluación de la administración yunista no ha sido suficiente para apuntalar a los candidatos de la alianza gobernante.

En Xalapa, por ejemplo, la sede de los poderes del estado, según presuntas tarjetas informativas internas de la Secretaría de Gobierno, en el más reciente sondeo realizado entre el 22 y 28 de mayo, las tendencias electorales en este municipio favorecían por partido a MORENA con 27.3 por ciento, seguido de la alianza PAN-PRD con 19.8%; la coalición PRI-PVEM con 16.8%; el sorprendente PANAL –cuyo candidato es el empresario Nicanor Moreira Ruiz– con 14.1%; más abajo Movimiento Ciudadano con 7.4% y al fondo PT con 1.5%.

Sin embargo, el caso que más le debe preocupar al “presidenciable” es el del municipio del puerto de Veracruz, donde contiende su hijo Fernando Yunes Márquez, y que según presuntos informes internos del CEN del PAN –cuyos porcentajes coincidirían con supuestos sondeos atribuidos al CISEN de la Secretaría de Gobernación–, MORENA obtenía hasta la semana pasada 36.5% de las preferencias electorales; PAN-PRD estaba posicionado con 35.7%, y PRI-PVEM con 17.2%.

¿Para qué, pues, los dirigentes estatales del blanquiazul y del sol azteca “destaparon” anticipadamente a Yunes como precandidato presidencial? ¿No era mejor aguardar a conocer los resultados de la elección del domingo siguiente? ¿O sólo se trató de una burda “cortina de humo para distraer la atención de la ciudadanía sobre la utilización de recursos públicos y el uso de la fuerza para amedrentar a los candidatos, a cargo del Gobierno del Estado”, como acusó ayer mismo el presidente del CDE del PRI, Renato Alarcón Guevara?

Diseño y programación Firewall Soluciones

Políticas de privacidad

Términos y condiciones

Código Veracruz Derechos Reservados 2014