Miércoles 22 de noviembre de 2017

Síguenos

Las tragedias de Pemex durante el 'peñismo'

COATZACOALCOS, VER.-: La explosión en Pajaritos vuelve a poner a Pemex en el ojo del huracán / CORTESÍA


XALAPA, VER.- / 2016-04-22

Tres años y tres meses después Petróleos Mexicanos (Pemex), vuelve a protagonizar uno de los más fatales capítulos de su historia reciente.

El jueves 31 de enero del 2013 a las 15:45 horas se registró una explosión en la Torre Ejecutiva Pemex (edificio B2), ubicada en la colonia Nueva Anzures, de la delegación Miguel Hidalgo, en la Ciudad de México. En este hecho 37 personas perdieron la vida y 128 resultaron heridos.

El pasado miércoles 20 de abril, a las 15:15 horas, (tres años, tres meses y 30 minutos después), se suscitó una explosión de gran proporción en la Planta de Clorados III, de la empresa Petroquímica Mexicana de Vinilo (PMV), ubicada en el complejo “Pajaritos” del municipio y puerto de Coatzacoalcos.

Donde hasta el momento, el número de muertos asciende a 24 personas; 24 trabajadores permanecen hospitalizados, de los cuales 13 son de gravedad, según información que brindó la noche de este jueves el director general de Pemex, José Antonio González Anaya.

Esta sería la segunda explosión en instalaciones de Pemex en lo que va de la administración priísta del presidente Enrique Peña Nieto.

TORRE DE PEMEX, ENERO 2013

La explosión de la Torre Ejecutiva Pemex fue una detonación que ocurrió el jueves, 31 de enero de 2013, a las 15:45 horas; las causas determinantes del accidente fueron debido a la acumulación de gas metano.

El accidente provocó el fallecimiento de 37 personas y 126 lesionados, así como importantes daños materiales en el edificio.

La explosión ocurrió entre el sótano y primer piso del edificio B2, en el centro administrativo de Pemex, a la hora de la salida del personal.

El Procurador General de Justicia en aquel entonces era Jesús Murillo Karam, quien afirmó que las versiones preliminares apuntaban a una acumulación de gas.

El edificio fue desalojado totalmente en los minutos subsecuentes de la explosión; fueron confirmados 37 decesos y 128 lesionados.

Hace tres años, el director de Pemex era Emilio Lozoya Austin, quien en el momento del incidente no se encontraba, ya que había realizado una gira de trabajo en Asia, y el secretario de Energía (que se mantiene en el cargo) Pedro Joaquín Coldwell.

Al igual que en la ciudad de México, luego de la explosión llegaron a la zona de desastre el presidente Enrique Peña Nieto, acompañado del secretario de Gobernación; Miguel Ángel Osorio Chong; la procuradora general de la República, Arely Gómez.

La explosión en el sótano del edificio administrativo de Pemex, ubicado en Avenida Marina Nacional, ocurrió a las 15:45 horas locales, justo cuando cientos de empleados, abandonaban el complejo o regresaban de comer.

Autoridades federales activaron de inmediato los protocolos de emergencia, para ayudar en el rescate de víctimas, mientras que el gobierno solicitó ayuda a peritos internacionales para determinar las causas de la explosión.

Días después de la tragedia, los cuerpos seguían apareciendo en la Torre de Pemex, ya que el sótano y el primer piso colapsaron, sepultando a decenas de personas que en ese momento salían o ingresaban al complejo administrativo.

De acuerdo a reportes periodísticos consultados en diversos portales de internet, indican que un mes después del siniestro, autoridades federales afirmaron que la explosión fue provocada por la acumulación de gas en uno de los sótanos del edificio.

Sin embargo, en marzo del 2013, un reporte del periódico The New York Times, afirmaba que de acuerdo con agentes de la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos, que participaron en la investigación sugirieron que “una bomba podría haber causado la explosión”.

La publicación aseguraba que las autoridades mexicanas decidieron segregar a los expertos estadounidenses en explosivos y su participación fue ya muy limitada, al grado de cancelarles una segunda visita de inspección.

Como era de esperarse, el titular de Segob, Miguel Ángel Osorio Chong, rechazó las versiones publicadas en el diario norteamericano y recordó que en las investigaciones participaron expertos de diversos países, por lo que expresó su extrañeza por la difusión de esas versiones.

Otra versión que reforzó la teoría de un “atentado” en la Torre de Pemex, fue la que publicó la revista Proceso el 4 de febrero, en la que señalaba un posible “ataque” perpetrado por Los Zetas, debido a que en el lugar de la explosión había información relacionada con el grupo delictivo, quienes entre otras actividades delictivas se dedican a la “ordeña” de ductos de Pemex para revender el combustible que ellos llaman “huachicol”.

Asimismo, la publicación hablaba de un supuesto reclamo de ese cártel a Osorio Chong, porque la Policía Federal y la DEA realizaron operaciones en Veracruz con uniformes y vehículos de Pemex. Esta versión también fue desestimada por las autoridades federales.

El 3 de agosto del 2013, siete meses después de la explosión, la PGR concluyó los peritajes en el lugar e informó que el siniestro “tuvo un carácter multifactorial, donde influyó la presencia de restos de hidrocarburos, materia orgánica productora de gas metano y solventes”.

TRES AÑOS, TRES MESES DESPUÉS SE REPITE LA HISTORIA

Un fuerte estruendo fue el que cimbró a Coatzacoalcos, Veracruz, la tarde de este miércoles 20 de abril. Eran las 15:15 horas de la tarde cuando ventanas y puertas retumbaron a varios metros a la redonda.

Minutos después una enorme columna de humo negro empezó a observarse en el cielo, brotaba del complejo petroquímico “Pajaritos”, la gente empezó a salir a la calle asustada y a sacar teléfonos celulares para captar las escenas.

La onda explosiva alcanzó los 10 kilómetros, rompió cristales de viviendas y comercios cercanos a la planta y llegó hasta el centro de Coatzacoalcos, pero se observaba desde Minatitlán.

Con el paso del segundero del reloj, empezó a fluir la información, misma que indicaba que se habían registrado dos explosiones en la Planta de Clorados III, de la empresa Petroquímica Mexicana de Vinilo, misma que es operada por la empresa Mexichem, en copropiedad con Pemex.

Los primeros reportes, mismos que fueron otorgados por el personal que logró salir con vida, mencionaban que habría más de 60 personas muertas, hasta el momento de manera oficial se han reconocido 24.

Además, de 136 heridos que fueron trasladados a los hospitales de Nanchital, Minatitlán y Cosoleacaque.

De acuerdo al director de Petróleos Mexicanos, José Antonio González Anaya, la explosión se derivó de una fuga de cloro; trabajadores de la empresa habrían denunciado que dicha fuga ya llevaba varios días.

Por esta razón, el miércoles por la tarde y jueves se suspendieron las clases en todos los niveles educativos, en los municipios de Nanchital, Agua Dulce, Ixhuatlán del Sureste y Moloacán.

El presidente Enrique Peña Nieto, acompañado del gabinete de seguridad arribó a Coatzacoalcos a las 18:00 horas del jueves 21 de abril, donde realizó un recorrido por las instalaciones siniestradas.

“He instruido a la Procuradora General de la República, que aquí me acompaña para que coadyuve en la investigación que la autoridad del Estado está realizando para que se conozcan y se hagan los peritajes correspondientes, con el fin de apoyar en las debidas responsabilidades en el trabajo y tiempo que eventualmente esto deba de tomar", fueron las indicaciones del mandatario federal.

Peña Nieto fue increpado por familiares de trabajadores desaparecidos, supuestamente faltan 18 personas, cuyos cuerpos no han sido encontrados, ni en los hospitales, ni en la zona del desastre.


“Estamos tratando de identificar, está el proceso de identificación de las personas que lamentablemente perdieron la vida en éste trágico incidente y lo importante es que estén ustedes debidamente informados. Si alguno de ha reconocido o sabe ya de algún familiar que ha perdido la vida, quiero expresarles mi más sentido pésame, y acompañarles en la pena”, fue la respuesta del presidente.

Antes de retirarse, exigió que la empresa con la que está asociada Petróleos Mexicanos asuma la responsabilidad, sobre todo en términos de hacer la investigación correspondiente.

De las 136 personas hospitalizadas, 108 fueron dadas de alta el jueves por la mañana; para la noche la cifra se redujo a sólo 24 en total, de las cuales de acuerdo con información proporcionada por la Jurisdicción Sanitaria número 11, hasta las 19:00 horas permanecían internados ocho trabajadores en el hospital del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y cuatro en el hospital de Petróleos Mexicanos (Pemex), ambos de Coatzacoalcos.

Así como uno en el IMSS y tres más en el de Pemex de Minatitlán; uno más fue trasladado al Seguro de Villahermosa, Tabasco; cuatro al IMSS del puerto de Veracruz; uno en Guadalajara y otros dos a la ciudad de México.

Autoridades de salud estatal destacaron que todos los lesionados que fueron trasladados a instituciones hospitalarias fuera de Coatzacoalcos, fue atendiendo a la solicitud de sus familiares.

Poco antes de la madrugada de este viernes 22 de abril, Protección Civil federal determinó que: “el estado de emergencia en Coatzacoalcos ha concluido”.

Diseño y programación Firewall Soluciones

Políticas de privacidad

Términos y condiciones

Código Veracruz Derechos Reservados 2014